Guanacos

Julia Díaz y la primera galería de arte en El Salvador

Una de las pintoras más importantes y destacadas de El Salvador es Julia Díaz. Gracias a su aporte y gestión cultural, logró fundar la primera galería de arte en el país y un museo que también fue el primero de su tipo.

La obra de Julia Díaz reinterpretaba lo cotidiano con una visión fantástica de la realidad. Su trabajo fue muy influenciado por sus estudios en el extranjero. Durante este período de seis años, estuvo en Francia, Alemania, Holanda y Bélgica, gracias a una beca que le otorgó el gobierno salvadoreño en 1948.

Biografía de Julia Díaz

Julia Diaz posa para una fotografía en su estudio.
Julia Diaz, destacada pintora salvadoreña. Fotografía cortesía.

Nació el 23 de mayo de 1917 en Cojutepeque, departamento de Cuscatlán y murió el 22 de octubre de 1999 en San Salvador. Desde su adolescencia Julia Díaz siempre fue una mujer luchadora, soñadora y defensora del arte y la cultura en el Pulgarcito de América.

Su amor por el arte hizo que a la temprana edad de 21 años, iniciara su formación artística en la academia del pintor y maestro Valero Lecha, quien también se convirtió en su amigo. En dicha institución se preparó en artes plásticas durante aproximadamente 5 años y fue parte de la primera generación de alumnos.

Cápsula informativa sobre la pintora salvadoreña. Vídeo cortesía de: Museo Marte.

Lee también: Antonio García Ponce, distinguido artista salvadoreño.

Obra de Julia Díaz

Autorretrato de Julia Díaz.
Autorretrato de la pintora salvadoreña. Imagen cortesía.

La obra de Julia Díaz cuenta con un arte visual con un estilo muy marcado. La temática de sus piezas artísticas se basa en general, en los géneros formales como: El retrato, el paisaje y el lienzo. Este último muy icónico por la forma en que consiguió retratar a niños y mujeres campesinas, grupos familiares, madres e hijos, entre otros; logrando representar el interés que tenía en la realidad social que la rodeaba. 

Su talento y destreza en la pintura, le valió para que su arte recorriera diversos escenarios en ciudades internacionales y reconocidas como Sao Paulo, París y Madrid, por mencionar algunos. 

Según el Catálogo de arte de la exposición de la artista “Julia Díaz. La herencia de sus sueños”, publicado en 2019 gracias al patrocinio del curador de arte Jorge Palomo, en la Exposición inaugural del Museo de Arte de El Salvador, su obra se divide en tres etapas:

Obra Temprana

“Trabajadores”, perteneciente a la obra temprana de la pintora salvadoreña. Fotografía cortesía.

En esta etapa su obra se caracteriza por seguir los parámetros tradicionales de la pintura española de principios del siglo XX. En 1943 Julia Díaz viajó a Norteamérica y República Dominicana para exponer dicha obra.

La obra que sobresale en esta etapa es “Trabajadores”, una obra influenciada por el realismo social mexicano; sin embargo, fue en sus retratos, en donde Julia comenzó a experimentar los primeros cambios de estilo, después de exponerse al modernismo europeo.

Conozca también la historia de Morena Celarié, embajadora de la danza folclórica salvadoreña.

Influencia Geométrica y Expresionista

Obra “Carrusel”. Imagen cortesía.

En esta etapa su obra siguió influenciada por los principales movimientos modernistas que florecieron en Europa desde principios del siglo XX. También por el movimiento expresionista (no se refiere a un estilo o escuela, sino a una corriente emocional), desarrollado principalmente en Alemania, el cual causó influencia en los diferentes géneros de su trabajo, incluyendo el retrato.

Fue en esta etapa que se visualizó de forma marcada, la gran preferencia que la artista comenzaba a tener por el tema de los niños. Además, las obras que sobresalen en la segunda etapa son: “Maternidad Roja” y “Cuatro Figuras”. 

Al mismo tiempo en esta etapa, la artista decidió desarrollar su obra (por un largo período) bajo la influencia geométrica, ya que no estaba interesada en seguir una tendencia específica, sino en interpretar las nuevas tendencias de Europa haciendo uso de un lenguaje latinoamericano y una temática apegada a la realidad de su país. 

Reportaje sobre el centenario de la pintora salvadoreña. Vídeo cortesía de: Canal 33.

También puede interesarle: Consuelo Suncín-Sandoval Zeceña, la Rosa del Principito.

Obra tardía

Obra “A Lavar”, con dos niñas en una actividad cotidiana. Imagen cortesía.

Esta etapa se desarrolla a finales de los años sesenta. La artista mantiene su estilo libre y personal, así como su temática, pero afín a las tendencias vigentes en la vanguardia latinoamericana de ese tiempo. 

Al mismo tiempo se da una transición a una nueva manera de pintar, en donde la línea se suaviza y las figuras se vuelven imprecisas, pero más sugerentes. Además, se da un especial e interesante contraste entre la suavidad de los colores y la expresividad de la forma.

Finalmente, las obras sobresalientes de esta etapa son: “Primera Comunión” y “Monja”.

Detalle de la vida y obra de Julia Díaz. Vídeo cortesía de: Bellaluz Muñoz.

Lea también: Claudia Lars, poetisa salvadoreña.

Aportes culturales

Entrevista a Julia Díaz.
Entrevista a Julia Diaz en su Primer Estudio, en 1984. Fotografía cortesía.

Julia Díaz realizó varios aportes a la cultura salvadoreña, pero el más conocido es la fundación de la primera galería de arte. Los aportes principales de Julia Díaz fueron tres:

  • Año 1954, abre un estudio en los altos del Edificio Letona, en San Salvador, sin imaginar que ese gran esfuerzo sería devastado en poco tiempo, debido a un incendio.
  •  Año 1958, decide fundar la Galería Forma, un espacio histórico para que los artistas se dieran a conocer. En el mismo lugar también comienza a funcionar el primer foro abierto para las diferentes expresiones artísticas del país. 
  • Año 1983, específicamente el 1 de marzo fundó el primer museo de arte en el país, llamado Museo Forma, con el objetivo de exhibir su colección personal que había trabajado por más de 25 años. Este lugar quedó en escombros debido al terremoto del 10 de octubre de 1986.
Conversatorio sobre la vida y obra de la pintora salvadoreña. Vídeo cortesía de: Noticias 4Vision.

También podría interesarle: Antonio Bonilla, maestro del “Feísmo” salvadoreño.

Reconocimientos y premios de Julia Díaz

Museo Forma, actual local que resguarda la obra y legado de Julia Diaz. Fotografía cortesía.

La pintora Julia Díaz Recibió numerosos reconocimientos y premios por su destacada trayectoria artística, algunos de ellos son:

  • Diploma al mérito, otorgado por el Ateneo de El Salvador (1960).
  • Mención Honorífica en la VI Bienal del Museo de Arte Moderno de Sao Paulo, Brasil (1961).
  • Laurel de Oro, Establecimientos Encalmo (1986).
  • Presea de Reconocimiento otorgada por el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA) y por la Dirección de Promoción Cultural (1995). 
  • Pintora Meritísima, declarada por la Asamblea Legislativa el 17 de abril de 1998, por su incalculable aporte a la cultura de El Salvador.

Un reconocimiento a la memoria y legado de Julia Díaz es la conservación de su obra. Para ello, la Fundación que lleva su nombre se dio a la tarea de restaurar su colección y obtener un edificio para el nuevo Museo Forma, el cual abrió sus puertas en el 2008.

Exhibición de obras de la pintora salvadoreña en el aeropuerto de El Salvador. Vídeo cortesía de: Secretaría de Prensa.

Conoce nuestro listado completo de pintores salvadoreños destacados.

¡Compártelo en redes sociales!
Aleyda Reyes

Aleyda Reyes

También podría interesarte

Parque Nacional Montecristo, área natural protegida de El Salvador

El Parque Nacional Montecristo, ubicado al occidente de El Salvador, es una zona natural de gran importancia para El Salvador. Forma parte, además, de la reserva de la biosfera transfronteriza Trifinio-Fraternidad, un espacio natural dividido con Guatemala y Honduras que alberga diversas especies de flora y fauna en protección.

Manlio Argueta, distinguido escritor de la realidad salvadoreña

Manlio Argueta forma parte del listado de escritores salvadoreños destacados que han aportado a la literatura de El Salvador con sus diversas obras y trabajos. El escritor ha trabajado en diversos géneros, como la poesía, la novela e, inclusive, la docencia, contando con una larga trayectoria profesional.

BOLPROS, décadas de experiencia en compras públicas en El Salvador

La Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador, por sus siglas, BOLPROS, se han consolidado como la única bolsa de productos y servicios en el país, contando con 29 años de experiencia en el campo de las compras públicas con total transparencia.

Nuevo Cuscatlán – Nuevo polo de desarrollo en El Salvador

Nuevo Cuscatlán, perteneciente a La Libertad, es un municipio en constante desarrollo. Este, caracterizado por su cultura y gracias a su sostenible crecimiento económico, se ha convertido en hogar de nuevos proyectos habitacionales en El Salvador.

Parque Nacional Montecristo, área natural protegida de El Salvador

El Parque Nacional Montecristo, ubicado al occidente de El Salvador, es una zona natural de gran importancia para El Salvador. Forma parte, además, de la reserva de la biosfera transfronteriza Trifinio-Fraternidad, un espacio natural dividido con Guatemala y Honduras que alberga diversas especies de flora y fauna en protección.

Manlio Argueta, distinguido escritor de la realidad salvadoreña

Manlio Argueta forma parte del listado de escritores salvadoreños destacados que han aportado a la literatura de El Salvador con sus diversas obras y trabajos. El escritor ha trabajado en diversos géneros, como la poesía, la novela e, inclusive, la docencia, contando con una larga trayectoria profesional.

BOLPROS, décadas de experiencia en compras públicas en El Salvador

La Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador, por sus siglas, BOLPROS, se han consolidado como la única bolsa de productos y servicios en el país, contando con 29 años de experiencia en el campo de las compras públicas con total transparencia.

Nuevo Cuscatlán – Nuevo polo de desarrollo en El Salvador

Nuevo Cuscatlán, perteneciente a La Libertad, es un municipio en constante desarrollo. Este, caracterizado por su cultura y gracias a su sostenible crecimiento económico, se ha convertido en hogar de nuevos proyectos habitacionales en El Salvador.