Guanacos

El Añil de El Salvador; Oro Azul de la Colonia

El añil de El Salvador destaca en la historia como el oro azul que tiñó de elegancia al mundo entero. Y, además, por haber sido fuente de ingresos para una importante cantidad de los habitantes del territorio durante el tiempo colonial.

Por casi tres siglos de la colonia, la producción del añil de El Salvador fue la base de la economía de la provincia de San Salvador y significó el auge agrícola más grande del territorio entre los siglos XVI y el XIX, destacando la región salvadoreña en todo el reino de Guatemala (lo que ahora conocemos como Centroamérica).

Fue en la primera mitad del siglo XVI que se comenzó a producir el añil en todo Centroamérica. El producto extraído en zonas como San Vicente y San Miguel destacó tanto por cantidad y calidad del tinte.

El añil es un colorante azul conocido también como índigo; es adquirido de la planta Jiquilite y conocida comúnmente como la planta “oro azul”. El Jiquilite es un arbusto de uno a 1.5 metros, cuyo tallo es erguido, subleñoso, ramificado y velloso.

Proceso de teñido de textil con añil.
Proceso de teñido de textil con añil.

Durante esos siglos, el añil de El Salvador era apetecido en el mundo pues su color estaba asociado a la realeza, al lujo y a la riqueza. Además, para ciertas personas, el tinte se relacionaba a lo espiritual.

El añil de El Salvador Pintó de Azul la Economía

La actividad de producción de añil posicionó a la provincia de San Salvador como un importante productor agrícola, siendo base de la microeconomía de muchas familias durante varios siglos.  

Para el año 1807, la provincia ya producía aproximadamente 486,000 libras de tinte, cifra que equivalía el 77% de las exportaciones totales en América Central. De allí es fácil comprender su gran importancia económica.

La producción del añil cayó con el tiempo por diversas razones, desde intereses y decisiones políticas económicas, como plagas y ataques de piratas a los mercantes que transportaban el producto desde América hacia España. Además, debido al auge de tintes artificiales que sustituyeron al tinte natural.

El añil de El Salvador Vuelve a Colorear

Una nueva ola ha surgido en tiempos recientes para el añil. Desde hace unas décadas, un número significativo de productores han revalorizado su potencial, creando una cadena de valor que termina en productos artesanales que ya son una especie de distintivo salvadoreño.

En El Salvador existen unas 264 hectáreas cultivadas de añil y están ubicadas en los departamentos de San Miguel y Morazán. Esta producción ha provocado el surgimiento de más de 80 talleres que se dedican a elaborar productos artesanales. Además, hace dos décadas se registró un fuerte impulso en la exportación de este tinte salvadoreño.

Los talleres se ubican en diversas partes del país, como: Chalchuapa, Suchitoto, Santiago Nonualco, San Juan Nonualco, Izalco, Nahuizalco y Morazán, entre otros.

Muchas familias salvadoreñas se dedican a la artesanía con base de añil.
Artesanos salvadoreños que se dedican a la cadena de valor del añil.

El añil de El Salvador se utiliza típicamente para colorear prensas de tela y artesanías que son vendidas al público en ferias y exposiciones. Además, los artesanos utilizan el añil para teñir alimentos, cosméticos, medicamentos, como pintura para murales y pinturas para uso de los niños, entre otros. También se usa, en menor medida para teñir papel, madera, corcho, cerámica y fibras naturales en general.

La Tecnificación del Añil

La elaboración de productos derivados del añil se ha constituido como una fuente de ingresos para muchas familias, no aún en la cantidad como lo fue en la época colonial, pero sí una forma de trabajo de subsistencia.

Los nuevos productores de añil de El Salvador han surgido como una nueva clase artesanal, sin ningún tipo de arraigo de tradiciones y costumbres, incorporando incluso técnicas modernas de teñido de otras culturas, como por ejemplo la japonesa.

Los artesanos han tenido la oportunidad de desarrollarse mediante iniciativas emprendidas por instituciones como la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) y el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA), entidad que ahora es el Ministerio de Cultura.

Incluso, el teñido con el oro azul es un atractivo turístico que los visitantes, locales y extranjeros, pueden disfrutar en el taller instalado en el sitio arqueológico Casa Blanca, en Chalchuapa. En su próxima visita, recuerde vivir la experiencia de teñir una prenda con añil y llevársela como recuerdo.

Blusa artesanal teñida con añil. Este tipo de prendas es una impronta salvadoreña.
Las prendas teñidas con añil son ya un distintivo de la artesanía salvadoreña.

También puede leer sobre el Valor Cultura y Ambiental de Los Cóbanos

El añil de El Salvador resurge con una nueva cadena de valor, que parte desde el cultivo del Jiquilite hasta la exportación de prendas terminadas. Vídeo de Audiovisuales UCA.
¡Compártelo en redes sociales!
Marcos Salquero

Marcos Salquero

También podría interesarte

Manlio Argueta, distinguido escritor de la realidad salvadoreña

Manlio Argueta forma parte del listado de escritores salvadoreños destacados que han aportado a la literatura de El Salvador con sus diversas obras y trabajos. El escritor ha trabajado en diversos géneros, como la poesía, la novela e, inclusive, la docencia, contando con una larga trayectoria profesional.

BOLPROS, décadas de experiencia en compras públicas en El Salvador

La Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador, por sus siglas, BOLPROS, se han consolidado como la única bolsa de productos y servicios en el país, contando con 29 años de experiencia en el campo de las compras públicas con total transparencia.

Nuevo Cuscatlán – Nuevo polo de desarrollo en El Salvador

Nuevo Cuscatlán, perteneciente a La Libertad, es un municipio en constante desarrollo. Este, caracterizado por su cultura y gracias a su sostenible crecimiento económico, se ha convertido en hogar de nuevos proyectos habitacionales en El Salvador.

Teatro Presidente, recinto para el arte y la cultura salvadoreña

Uno de los edificios históricos de El Salvador más reconocidos es el Teatro Presidente, espacio ubicado en la capital salvadoreña que ha funcionado como un sitio para la promoción, fomento, apoyo y exposición de diversos actos culturales y artísticos.

Manlio Argueta, distinguido escritor de la realidad salvadoreña

Manlio Argueta forma parte del listado de escritores salvadoreños destacados que han aportado a la literatura de El Salvador con sus diversas obras y trabajos. El escritor ha trabajado en diversos géneros, como la poesía, la novela e, inclusive, la docencia, contando con una larga trayectoria profesional.

BOLPROS, décadas de experiencia en compras públicas en El Salvador

La Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador, por sus siglas, BOLPROS, se han consolidado como la única bolsa de productos y servicios en el país, contando con 29 años de experiencia en el campo de las compras públicas con total transparencia.

Nuevo Cuscatlán – Nuevo polo de desarrollo en El Salvador

Nuevo Cuscatlán, perteneciente a La Libertad, es un municipio en constante desarrollo. Este, caracterizado por su cultura y gracias a su sostenible crecimiento económico, se ha convertido en hogar de nuevos proyectos habitacionales en El Salvador.

Teatro Presidente, recinto para el arte y la cultura salvadoreña

Uno de los edificios históricos de El Salvador más reconocidos es el Teatro Presidente, espacio ubicado en la capital salvadoreña que ha funcionado como un sitio para la promoción, fomento, apoyo y exposición de diversos actos culturales y artísticos.