guanacos

Benjamín Bloom y su legado en El Salvador

Benjamín Bloom es el nombre del hospital para niños más reconocido en El Salvador. Pero, el personaje detrás de este nombre, fue importante para más sectores del país. Este banquero estadounidense, naturalizado como salvadoreño, utilizó su patrimonio para ayudar a personas necesitadas.

Junto a su esposa, aportaron un legado innegable al país y su obra se mantiene en pie hoy en día. Es por ello que su legado es reconocible a nivel nacional.

Biografía de Benjamín Bloom

Benjamín Bloom, donó el primer hospital infantil de El Salvador.
Benjamín Bloom, donó el primer hospital infantil de El Salvador.

Benjamín Bloom nació el 27 de septiembre de 1873, en California, Estados Unidos. Falleció el 31 de diciembre de 1951 en San Salvador, El Salvador.

A su llegada al país en 1890 en compañía de su tío David Bloom, vivió por muchos años en el departamento de Santa Ana. Después de unos años, se trasladó a una elegante residencia en la Avenida España, en San Salvador, donde residió junto a su esposa Aline Debow de Bloom.

Los esposos Bloom no tuvieron hijos. Debido a eso, decidieron destinar su patrimonio (producto de diversos negocios de tipo bancario, inversiones, entre otros) a ayudar a familias necesitadas en las etapas de maternidad, ancianos y niños.

Sin embargo, el mayor legado de Benjamín Bloom a El Salvador fue la donación del primer hospital para niños, el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom (HNNBB).

Tumba de Don Benjamín Bloom. Falleció el 31 de diciembre de 1951.
Tumba de Don Benjamín Bloom. Falleció el 31 de diciembre de 1951.

Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom

El 6 de noviembre de 1928, Benjamín Bloom entregó al gobierno de esa época el hospital que lleva su nombre, Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom.

Historia del Hospital

El Hospital Benjamín Bloom se creó para ser utilizado en la asistencia a la niñez salvadoreña, es decir, proteger su salud. De esta manera, se brinda atención médica especializada a la población infantil salvadoreña, a través de servicios integrales de salud con calidad, calidez y ética profesional.

Este hospital fue donado bajo la advertencia que este se destinara siempre a la asistencia de los niños enfermos necesitados. De igual manera, no se haría distinción de raza, nacionalidad, ni religión. También, que su nombre fuera usado a perpetuidad.

 Hospital Benjamín Bloom en el pasado.
Hospital Benjamín Bloom en el pasado.

Desde su apertura, el mantenimiento del hospital estuvo a cargo del gobierno. Este se situaba sobre la calle Arce y la 23 Avenida Sur, local que actualmente es ocupado por el Hospital Primero de Mayo del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

Por otra parte, el surgimiento del hospital dio lugar a la formación de otras organizaciones a favor de la niñez salvadoreña. Entre ellas la Sociedad de Pediatría de El Salvador, organizada el 13 de marzo de 1947 y La Fundación Benjamín Bloom.

Dicha fundación fue la última obra que dejó el señor Bloom antes de morir. Luego, su esposa toma la dirección del hospital desde enero de 1952 hasta 1954. Posteriormente regresa a Estados Unidos y el Ministerio de Salud Pública nombra como director al Doctor Adalberto Gómez Mira.

Fotografía del interior del hospital Benjamín Bloom.
Fotografía del interior del Hospital Benjamín Bloom. Cortesía de Camaro 27.

Conoce otra organización que apoya a la niñez salvadoreña: FUSALMO.

Construcción de un nuevo hospital

Con el paso de los años, la demanda de consultas médicas aumentó, el espacio se volvió insuficiente y surgió la necesidad de cubrir los avances de la pediatría moderna. En consecuencia, en 1957 se iniciaron las gestiones para la construcción de un nuevo hospital. Pero fue hasta el año de 1963 cuando da inicio la edificación de un edificio en un terreno adquirido al final de la 25 Avenida Norte y 29 Calle Poniente, frente a la Universidad de El Salvador.

Las nuevas instalaciones del Hospital Bloom constaban de diez pisos y uno longitudinal de dos plantas, además de un sótano. Esta obra se terminó en 1967, pero fue inaugurado hasta el 21 de diciembre de 1970, mejorando así todos los aspectos de los servicios hospitalarios.

Fachada del Hospital Bloom en 1986, año en el que sufre graves daños a causa de un terremoto.
Fachada del Hospital Bloom en 1986, año en el que sufre graves daños a causa de un terremoto. Fotografía cortesía de: René Aguiluz.

Durante los 16 años siguientes el hospital prestó sus servicios con normalidad. Sin embargo, el 10 de octubre de 1986 sufrió graves daños a causa de un fuerte terremoto. A pesar de ese incidente se siguió brindando la atención médica y se logró reconstruir gracias a donaciones de fundaciones nacionales e internacionales.

El gobierno de Alemania y la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID), tomaron como su responsabilidad la reconstrucción del hospital. La ayuda inició en 1987 con la donación de siete casas prefabricadas, con medicinas, material y equipo médico de urgencia.

Posteriormente, el 10 de octubre de 1989 se comenzó formalmente la reconstrucción del hospital. Este proceso se realizó en tres etapas, a través de un programa de reparación. 

Finalmente, el 10 de mayo de 1993 se inaugura el edificio reconstruido y un nuevo edificio de cinco niveles con equipo moderno. Este fue donado totalmente por el Gobierno Federal de Alemania.

Fachada actual del Hospital Bloom.
Fachada actual del Hospital de Niños Benjamín Bloom. Fotografía cortesía.

Actualidad del hospital

Reportaje acerca del tratamiento del cáncer en el Hospital. Vídeo cortesía: Ministerio de Salud de El Salvador.

En la actualidad sigue siendo el único hospital nacional especializado en la atención pediátrica. Por esta razón acuden a él pacientes de todo el país y de las fronteras con los países vecinos como Guatemala y Honduras.

Brinda la atención de aproximadamente 27 especialidades en su consulta externa y emergencia las 24 horas. Recibe un promedio de 300,000 casos anuales y diariamente se internan alrededor de 40 niños que son atendidos con equipo médico de vanguardia.

En el 2017, el Hospital inauguró una nueva Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Cortesía de: Telenoticias 21.

En época de pandemia, los médicos del Hospital recibieron pedidos a través de un drone.

El Hospital Bloom es la institución de salud líder en la atención infantil, con servicios médicos integrales a nivel nacional y regional. Cuenta con 10 niveles sobre calle y un nivel bajo tierra, y otro edificio anexo de cinco niveles, tiene una altura de 53.3 metros y un área de 14 mil metros cuadrados.

También forman parte del hospital el albergue de padres y madres de los niños internados o en tratamientos periódicos y, la Escuela de Educación Especial “Reinaldo Borjas Porras”.

Reportaje sobre jornadas de cirugías de tráquea en el Hospital de Niños Benjamín Bloom. Cortesía de Telenoticias 21.

Te invitamos a que también conozcas la historia de Walter Deininger.

¡Compártelo en redes sociales!
Aleyda Reyes

Aleyda Reyes

Related Posts

Páginas que resumen libros

Páginas que Resumen Libros: Extractos

Entre las páginas que resumen libros, un emprendimiento de origen salvadoreño busca llenar un vacío educativo en Latinoamérica

Nueva Concepción y el milagro de la Virgen

Nueva Concepción es un municipio que forma parte del departamento de Chalatenango. Se encuentra al norte de El Salvador, y es considerado el segundo municipio más grande de este departamento, y también el más poblado.

Alfredo Espino: El Poeta Niño

Alfredo Espino conocido como “El Poeta Niño” en el mundo de la literatura salvadoreña, es recordado por su destreza para escribir poemas sobre la realidad de El Salvador y sus paisajes, a corta edad.

Páginas que resumen libros

Páginas que Resumen Libros: Extractos

Entre las páginas que resumen libros, un emprendimiento de origen salvadoreño busca llenar un vacío educativo en Latinoamérica

Nueva Concepción y el milagro de la Virgen

Nueva Concepción es un municipio que forma parte del departamento de Chalatenango. Se encuentra al norte de El Salvador, y es considerado el segundo municipio más grande de este departamento, y también el más poblado.

Alfredo Espino: El Poeta Niño

Alfredo Espino conocido como “El Poeta Niño” en el mundo de la literatura salvadoreña, es recordado por su destreza para escribir poemas sobre la realidad de El Salvador y sus paisajes, a corta edad.